Raquetas de nieve
Recomendaciones de uso y técnica

Raquetas de Nieve Recomendaciones y Técnica

La técnica de las raquetas de nieve es bien básica y sencilla, pero hay que prestar atención a algunos aspectos. Quien sabe andar sabe ir con raquetas de nieve, pero cuatro explicaciones básicas nos serán de gran ayuda:

1.- Debemos andar un poco con las piernas abiertas (no demasiado porque nos puede provocar molestias y lesiones) pero lo suficiente para que no nos pisemos una raqueta con la otra.

2.- Debemos caminar siempre con el talón libre. La suela de la raqueta debe ir tocando la nieve y la fijación debe permitir todo el movimiento del pie. Sólo en algunos casos concretos fijaremos el talón: en lugares técnicos, cuando tengamos que dar un salto obligatorio, en lugares donde haya muchas ramas y troncos debajo de la nieve, en fuertes pendientes de bajada y en situaciones que podamos tener miedo a caer.

3.- El hecho de llevar el talón libre aumenta el riesgo de caída, debido a que cualquier movimiento marcha atrás o lateral, puede hacer que se nos clave la parte posterior de la talonera en la nieve y que provoque una caída. Por tanto, debemos aumentar la precaución y ante la duda, pues nos fijamos la talonera.

4.- En caso de nieve dura-helada es muy importante clavar fuerte los crampones de debajo de la suela. Cuanto más fuerte se claven más agarre habrá y mayor seguridad nos proporcionará.

5.- No debemos levantar en exceso la raqueta: la suela de la raqueta debe tocar la nieve. No hace falta levantarla más.

6.- Es muy importante el uso de los bastones tanto para traccionar como para equilibrarnos. Importante saber coger correctamente la empuñadura del bastón.

7.- En pendientes fuertes de subida debemos utilizar la puntera de la raqueta (los crampones de la parte frontal de la raqueta de nieve). Debemos subir de puntera dejando en el aire nuestro talón, sin apoyarse en la suela.

8.- En fuertes bajadas debemos dar pasos pequeños, clavar toda la superficie de la raqueta y bajar nuestro centro de gravedad (tenemos que sacar el peso adelante, a pesar de ser bajada). Si inclinamos nuestro peso atrás, resbalaremos seguro.

9.- Debemos evitar en la medida de lo posible de pisar agua o ir mucho rato por nieve primavera (aguada). Esto hace que después se nos pegue la nieve en la raqueta y que tengamos que andar muy incómodos y arrastrando kilos y kilos de nieve.

Raquetas de Nieve recomendaciones y técnica.
Las partes de una Raqueta de Nieve.

Las actuales Raquetas de Nieve constan de 2 partes bien diferenciadas: la fijación (muy parecida a las fijaciones de las tablas de Snow) que sujetan nuestra bota con la raqueta. Existen distintos tipos de fijaciones, desde las más sencillas de correas hasta las más técnicas que van con un bloqueo semi-automático.

La otra parte es la suela de la raqueta (la parte que protege nuestra bota de la nieve, la parte que nos hace flotar sobre la nieve). Las suelas de las raquetas de nieve suelen tener diferentes superficies, principalmente diferenciando las raquetas de mujeres y las raquetas de hombres, y siempre siguiendo el mismo principio: a más superficie de suela pues más flotabilidad sobre la nieve, pero por el contrario más rozamiento, mayor resistencia y más peso. Por tanto deberemos buscar siempre un equilibrio entre nuestro peso y la superficie de la raqueta.

Las raquetas de nieve están fabricadas con un plástico muy duro y resistente, que incluso nos permiten realizar pequeñas caminatas por encima de la hierba, piedras, troncos… y así evitar tenerlas que quitar y poner reiteradamente en períodos donde el grosor de la nieve no es muy significativo.

Las suelas de las raquetas de nieve llevan una serie de crampones bien afilados para clavarse con fuerza sobre la nieve dura o incluso sobre el hielo. También llevan unos crampones en la puntera de la raqueta, para poder clavarla y progresar con seguridad cuando nos encontramos pendientes fuertes.

PAQUETES RELACIONADOS